“Tengo mi locura, vivo en otra dimensión y no tengo tiempo para cosas que no tienen alma”. Charles Bukoswki. Desde que comenzó está andadura, en cada escrito, conversación, idea, siempre sonaba una y otra vez esa palabra: Alma. Por qué? Porque el alma es la esencia, aquello que forja la identidad de las personas. En Antiquair creemos que los objetos quedan impregnados de una parte del alma, de la esencia de las personas por las que pasaron. Piezas excepcionales, no sólo por la época a la que pertenecen, a los materiales con los que fueron creadas, sino por las manos que les dieron forma, por los lugares en los que estuvieron, por todos los momentos que las empaparon de recuerdos. Recuerdos que hacen que todas y cada una de ellas sea única e irrepetible. Todas nuestras piezas son importantes para nosotros. Las escogemos con la mayor ilusión, y nos emocionamos con su belleza y con lo que cada una de ellas nos cuenta. Creemos que todas tienen algo que contar, algo que guardan y que espera ser descubierto por aquel que la adquiera. Tratamos cuidadosamente su exterior y su interior, pues para nosotros, cada una está dotada de fuerza y personalidad, lo que las hace especiales e inigualables.